sábado, 31 de diciembre de 2016

Ciencia Vs. Introspección

Para determinar la fiebre es mucho mejor usar un termómetro que el método introspectivo. Yo estaba convencido de que ayer había tenido fiebre pero hoy ya no. Tenía, por así decirlo, la certeza apodíctica de que hoy no tenía fiebre. Era para mí una verdad autoevidente. Sin embargo, me da por ponerme el termómetro y descubro que tengo algo más de 37 grados. No es mucha fiebre, pero es algo, y demuestra que estaba equivocado y que la certeza subjetiva es bien poca cosa.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Técnicamente, eso no es fiebre, sino febrícula. He querido añadir mi aportación de fin de año a la pedantería. ¡Saludos!

Señor S. dijo...

No conocía esa palabra. Buena aportación :)