sábado, 31 de diciembre de 2016

Calor Vs. Frío

En León es fácil oír que el calor es peor que el frío. Pero no es verdad. Yo odio el frío. Y la gente me suele objetar lo siguiente: ya, pero el calor extremo es peor que el frío extremo. Pues no, no lo es. Y últimamente paso los veranos en Extremadura y los inviernos en León, y definitivamente me quedo con el calor. 

PD: Tengo fe —la fe es la hipóstasis de las cosas esperadas, como bien dijo San Pablo— en que el paracetamol me libre de la febrícula y pueda salir, pese al odioso frío, a empezar el año como se debe empezar un año: bebiendo gin-tonics, muchos gin-tonics*. 

PD2: Se me olvidaba: ¡Feliz año, queridos, escogidos, sufridos lectores! Os deseo mucho más que suerte.

*Además, aunque prácticamente vivo en chándal, por alguna razón tengo muchas americanas, y si no me pongo hoy una a ver cuándo me la pongo. 

No hay comentarios: