domingo, 11 de diciembre de 2016

Juan Manuel de Prada o la apoteosis cipotuda

He AQUÍ un (nauseabundo) caso de verbosidad rococó. 

PD: No más poetas de la prosa, por favor. La monstruosa progenie de Francisco Umbral está desatada. 

PD2: En realidad no debería comparar a Juan Manuel de Prada —aka martillo de herejes, luz de Trento— con Umbral. Ambos acumulan adjetivos y adverbios hasta el hartazgo, pero los resultados son muy diferentes. Juan Manuel de Prada provoca arcadas, Umbral no. Umbral —demos al César lo que es del César— logra momentos de gran belleza y expresividad.

PD3: A mí La pasión de Cristo me parece un peliculón, independientemente de lo que crea Mel Gibson o del número de adjetivos grotescos que use Juan Manuel de Prada para calificarla. 

PD4: Sin embargo, no está de más insistir en que El evangelio según San Mateo, de Pasolini, es la mejor película sobre Cristo de todos los tiempos. 

2 comentarios:

Beauséant dijo...

Siempre me imagino a este hombre dictando sus artículos en voz alta mientras recorre la habitación con un diccionario de sinónimos en la mano :)

Señor S. dijo...

Si al menos usara arcaísmos y palabras raras con fines humorísticos, pero no, este hombre es pura bilis...