viernes, 21 de noviembre de 2014

Coincidencias

Creo que no hay manera de decir lo que voy a decir sin sonar pedante, así que ahí va, sin más: ayer por la noche, mientras releía a Proust, el principio de Por el camino de Swan y algún que otro pasaje, escogido al azar, del mismo libro, estuve pensando en que, pasara lo que pasara, independientemente de las catástrofes y amarguras, de los fracasos, de los sinsabores y de las penas, Proust siempre estaría ahí, que su obra perfecta, su lirismo ingualable, destilado por esa sintaxis sinuosa y envolvente que constituye uno de los milagros estéticos más logrados y admirables que hayan ocurrido jamás, siempre sería un punto de referencia, un hogar cálido, un refugio en el que guarecerse de las tormentas de nieve y del frío invernal, un faro indestructible que resplandece en la noche y cuyo resplandor seguirá imantando nuestras miradas perdidas. Estuve pensando en que la existencia de la obra de Proust es un motivo de alegría, que el simple hecho de que exista debería hacernos sentir bien. Y apenas apagué la luz del flexo mis ojos se cerraron tan presto que ni tiempo tuve para decirme ya me duermo.

Y hoy me he encontrado con este artículo de Jenn Díaz sobre la gran Carson McCullers quien, al parecer, también pensaba que a Proust siempre se le puede tomar como referencia, porque su obra es inagotable y esplendorosa.

Tercer año triunfal

El profeta del milagro económico que falló en todo.

Nos gobierna una banda de ladrones, de inútiles y de necios.

jueves, 20 de noviembre de 2014

Y todas las casas asiento de los dioses

De entre las páginas de poesía política de Leopoldo María Panero, en El último hombre. Aunque tal vez todas sus páginas fueran de poesía política.


TODOS LOS TEMPLOS
SERÁN DESTRUIDOS,
TODOS LOS HOMBRES 
IGUALADOS AL SUELO Y
TODAS LAS CASAS ASIENTO
DE LOS DIOSES

***

Páginas de poesía política


THOMAS MUNTZER, TEÓLOGO DE LA REVOLUCIÓN

Quemaban a los ricos con antorchas
y tal que hierba seca ardían sus cuerpos.
Que el clero, con sus falsas oraciones
te consuele de desaparecer.
Todos los hombres se creían dios.
Mataban y luego eran despedazados.
Lutero maneja con mayor elegancia los libros:
su mano que no trabajó nunca sabe
mover las páginas y engañar a los hombres.
Muntzer tiene la pasión y no la idea:
sin duda morirá despedazado



LA PALABRA, EL HECHO (teoría y praxis)

I- la palabra
(Discurso de Thomas Muntzer a las masas)
El mundo se divide en dos:
los hombres de la carne y los hombres del verbo.
Cuando la palabra cae en la pradera
es llama,

II- el hecho
Thomas Muntzer ha muerto:
polvo y nube en llanuras es todo lo que queda
de cualquier gobierno.

miércoles, 19 de noviembre de 2014

Una conducta singular

En la configuración de nuestra opinión pública -occidental, europea- respecto del litigio árabe-israelí o israelo-palestino, respecto de aquello que venimos denominando con optimismo 'el conflicto de Oriente Próximo' -como si en aquella región no existiera más conflicto que ese- se produce un fenómeno singular, tal vez único: todo el mundo tiene, o cree tener, una posición tomada y definida ante el contencioso, un punto de vista formado(...) cualquier corresponsal espontáneo osa enviar a los diarios una carta al director donde otorga enfáticamente la razón a un bando y abomina del otro; cualquier tertulia, ya sea mediática o de café, que se ocupe de Oriente Próximo, permite escuchar un puñado de sentencias definitivas que, al parecer de sus autores, dejan la tragedia palestino-israelí juzgada de manera irrevocable...
Sostengo que es una conducta singular porque ¿quién, entre nosotros, se ha atrevido a prescribir fórmulas de solución a la guerra civil o rebelión islamista argelina que estalló en 1992 y todavía sangra? ¿Cuántos osaron, a propósito de la crisis en la región africana de los Grandes Lagos, sentenciar si quienes tenían razón eran los tutsis, o bien lo hutus? ¿Dónde están los análisis y las tomas de posición ante la guerra del Congo -a la vez interna e internacional- que precedió y siguió a la caída del dictador Mobutu, ante el conflicto de Chechenia o sobre el drama del Darfur sudanés? Es preciso recordar que en Argelia ya llevan contabilizados más de cien mil muertos y en Chechenia una cifra superior, que en Ruanda y Burundi las víctimas mortales pasan del millón desde 1993, que en el Congo, antiguo Zaire, la mortandad se calcula en tres millones y medio de personas desde 1998. Y sin embargo, a pesar de esos y otros conflictos han sido infinitamente más mortíferos que el de Israel-Palestina -durante el mismo periodo o incluso en toda su historia- nuestras opiniones públicas los contemplan en respetuoso silencio, dejando que sean los escasos especialistas o conocedores directos del terreno quienes arrojen alguna luz.

La tierra más disputada: el sionismo, Israel y el conflicto de Palestina, Joan B. Culla.

Proceso de doble reconocimiento

Por el reconocimiento hacia la paz

En teoría, todo correcto; la propuesta no podría ser más sensata. ¿Reinará algún día la paz en Jerusalén? Ojalá.

Antisemitismo

En España, pretender erradicar el antisemitismo se nos antoja una empresa irrealizable, abocada al fracaso, una causa perdida de antemano, dado lo arraigado del mismo y que los medios de comunicación lo fomentan sin descanso. No obstante, nos atrevemos a recomendar, a quien desee conocer mejor las raíces del conflicto de Palestina, el libro La tierra más disputada: el sionismo, Israel y el conflicto de Palestina, de Joan B. Culla; y a quien se sienta intrigado por el enigma del antisemitismo, el artículo Teoría crítica del antisemitismo, de José Antonio Zamora y Jordi Maiso.
El antisemitismo es un medio de masas; en el sentido en que apela a emociones, conflictos, inclinaciones y tendencias inconscientes, que refuerza y manipula, en lugar de hacerlas conscientes y esclarecerlas.
Adorno.

martes, 18 de noviembre de 2014

DJ Shadow - Endtroducing

Hagamos un alto en el camino para escuchar esta inmortal obra maestra, la joya de la corona del sampling, uno de los mejores discos de los noventa.

sábado, 15 de noviembre de 2014

Nosotros y el temblor

Notas sobre Podemos, la izquierda y el acontecimiento.

Y una nota brevísima sobre la esperanza mesiánica:
La esperanza mesiánica no consiste pues en una utopía que se realizará al final de los tiempos, sino en la capacidad de constatar lo que en cada instante permite atisbar la 'fuerza revolucionaria' de lo nuevo a contrapelo de la dinámica dominante de la historia.
José Antonio Zamora, Mesianismo y escatología: la resurrección política de Pablo

Paco Ibáñez - A galopar



PD: Ya la he puesto más veces, creo. ¡Poder popular!

Aclaración

Los anteriores posts, producto de una pataleta contra el panfleto de Víctor Lenore, tal vez se presten a malentendidos. Así que quisiera aclarar que a mí, personalmente, me parece que no hay nada más urgente que recuperar la democracia y romper la hegemonía del discurso neoliberal y de sus políticas terroristas. Deseo con todas mis fuerzas que Podemos arrase. Quiero que ganen con la mayoría absoluta más absoluta jamás vista. Y nada, repito, nada, me parece más urgente que eso.

jueves, 13 de noviembre de 2014

La política es todo

Para mí, la política es todo.
Isa Fernández (Aries)

Si no hay ninguna instancia exterior a la política, si la política es todo, si no hay demarcación entre lo que es política y lo que no lo es, porque todo lo es, términos que describen un proceso, como el de politización, carecen automáticamente de sentido. La política es todo, no es nada específico, determinado, definible. Cuando te levantas y vas al baño a mear, tu meada también es política. El panpolitismo ha llegado. Los músicos españoles son sus emisarios.

Hay que quitarse esa timidez y no ver la política como una confrontación constante.
Diego Castro (Disco Las Palmeras!)

La política entendida como negación de la política. Las cosas se van aclarando. El problema principal de algunos de nuestros politizados músicos es que no parecen tener ninguna definición de la política. Dicho a las bravas: dan la sensación de no tener ni idea de lo que hablan. Que la política es todo, que si no debería ser un espacio de confrontación. Tanto Diego Castro como Isa Fernández están directamente negando la política.

Acudiendo a la socorrida definición de Arendt, la política es el espacio del entre. Qué sea o no político, de todas formas, no es algo fijo. Lo privado no es político per se, pero sí puede darse el caso de que asuntos considerados privados en un momento dado se politicen, como demuestra el ejemplo paradigmático de los malos tratos. Fue muy importante politizar esa cuestión, indudablemente.

La política es el espacio del entre, y es un espacio de confrontación constante, pese a la cándida visión que tiene Diego de Castro -candidez que podría tornarse siniestra si pensamos en que los regímenes totalitarios se han destacado por eliminar la confrontación, caso de la URSS, donde por definición los intereses proletarios y los de la URSS coincidían, de manera que constituía un absurdo total que los obreros hiciesen huelgas, por ejemplo- y lo es por una razón esencial: los intereses particulares se oponen unos a otros en lugar de armonizarse mágicamente. Por supuesto, la controversia, el conflicto, pueden ser aplacados mediante diversos mecanismos. ¿Qué es, por ejemplo, el subsidio por desempleo sino una manera de comprar la paz social? Una manera, por cierto, muy barata.

Björk - One day



Bien, esta es la última entrada guiada por un exhibicionismo ostensivo de consumo cultural indie. Tampoco es plan pasarse la vida así.

Beach House - Heart of Chambers



En este blog no somos cool. No sabemos qué es Patio Maravillas ni sabemos qué es la Fundación Robo. No nos interesa. Estamos emboscados. Somos Anarcas. Vamos a leer a Jünger. Vamos a permanecer en una calma jovial frente a la retórica de los Víctor Lenore de turno. Simeón el Viejo es nuestro héroe. El camino de la corrección política conduce a la idiotez.

Los Planetas/Family - El mapa



En este blog se sigue una estricta política musical de resistencia frente a la nueva policía del pensamiento y sus aires estalinistas y sus juicios morales. Ahora que lo cool es estar politizado, aquí abogamos orgullosamente por el anacoretismo, el ensimismamiento, la filosofía escolástica, las torres de marfil, Ramón Gómez de la Serna, el misticismo, la autonomía del arte y de la estética, la sociopatía, las epifanías, la decadencia, las resacas tras noches entregadas al descomprometido arte de beber cerveza como si no hubiera un mañana, la acquiescentia in se ipso, la contemplación de la lluvia en las tardes grises de otoño, el romanticismo de Novalis y su flor azul, la ataraxia, el concepto de genio elaborado por Schopenhauer en El mundo como voluntad y representación, la pedantería, el individualismo ontológico, la mala hostia de Bernhard, la prosa elitista de Nabokov, y todas aquellas cosas que se nos vayan ocurriendo y creamos que están en oposición directa a la nueva dominación cultural.

miércoles, 12 de noviembre de 2014

Pony Bravo - La rave de Dios



No hay mejor colocón que el que produce Cristo (estos indies establecen vínculos con el Dios encarnado, no vínculos horizontales con sus conciudadanos, qué malos son)

PD: Sigo bastante conmocionado con estas cosas que dice Víctor Lenore de que el hipsterismo es el lubricante gracias al cual el capital se mueve libremente, sin fricciones molestas. En un artículo llega a hablar de cambio de estilo como concepto capitalista. Dylan cambió de estilo al coger una guitarra eléctrica, en un gesto indudablemente capitalista. Creo sinceramente que esto merecería figurar en una posible antología del disparate hermeneútico. Que cambio de estilo sea un concepto capitalista me ha dejado patidifuso. Me he levantado a consultar El capital, a ver si entre las variaciones en la relación de intensidad entre la plusvalía y el valor de la fuerza de trabajo y la transformación de la plusvalía en capital aparecía cambio de estilo, guitarras eléctricas y traidores de clase, pero no he visto nada. Tampoco he visto nada referente a que el capital disuelva todos los vínculos excepto los mercantiles por culpa de los hipsters y no por la estructura misma del capital.

PD2: Me da la impresión de que estamos en un entorno ideológico ferozmente culturalista y que la gente piensa menos en la infraestructura económica que en los niños, lo que ya es decir.

La ironía o el terrorismo semántico



Dice Víctor Lenore que los hipsters usan la ironía como escudo. Lo cual puede ser cierto. En este punto, además, estoy bastante de acuerdo con él. La ironía ha llegado a ser una cárcel, decía DFW. Pero a continuación pone como ejemplo la canción Minusvalía, de Astrud. Lo irónico, en mi opinión, es que Astrud usan la ironía, no como escudo, sino precisamente para criticar la actitud moral del chico de la canción, que incurre en contradicciones puestas de manifiesto explícitamente por Astrud: solo me importa lo que no me importa.

Tal vez me equivoque, pero me parece que no es la única ocasión en que Astrud usan la ironía como denuncia, no como escudo. Lo mismo hacen en la letra de Los poetas, donde lo que quieren decir no es que los poetas sean malos, sino denunciar el hecho de que, en un momento dado, saliesen al mercado un montón de biografías salsaroseras en las que se ahondaba en lo malos que supuestamente eran nuestros poetas. La canción era irónica, efectivamente, porque usaba esta figura retórica para siginificar lo contrario de lo que decía.

The Shins - New Slang



La subjetividad indie será una impostura en la medida en que cualquier proceso de subjetivación lo es. Ni más ni menos. El sujeto no precede al habitus, sino que es su resultado.

¿Convertir la figura del indie/hipster/gafapasta en chivo expiatorio no es, a su vez, un intento de diferenciarse de esa supuesta subcultura integrada por yonquis de la diferencia? ¿No podría el odio a lo hipster convertirse en el socialismo cultural de los idiotas? Solo lo pregunto.

EN ESTE BLOG NO SE ESCUCHARÁ A CAMELA JAMÁS.
NO TENEMOS MIEDO A QUE FALSOS LECTORES DE BORDIEU VENGAN A LANZARNOS 'LA DISTINCIÓN' A LA CABEZA.

PD: Si ser hipster es un estilo de consumo, ojalá pudiéramos -nosotros los parados, los parias, los excluidos del sistema, los que no morimos de hambre porque nuestras madres y padres no lo permiten- ser hipsters, sea lo que sea eso, porque eso querría decir que podríamos, al menos, tener un estilo de consumo, lo que querría decir que, dado que vivimos en una sociedad de consumo, somos parte de la sociedad, y no la parte sin parte. Que los parias de hoy lo han de ser todo, desde luego, y que la sociedad de consumo ha de ser destruida, por supuesto, pero mientras esperamos la llegada mesiánica del Reino de los Cielos que es el Comunismo...

martes, 11 de noviembre de 2014

Indies, hipsters y demás

Aquí. Es preciso permanecer alertas, no vaya a ser que dentro de poco tengamos que preguntar a los defensores del igualitarismo qué podemos hacer en el ámbito artístico y qué es moralmente condenable. Tal vez las innovaciones formales sean de derechas. Tal vez los lectores de DFW debieran ser perseguidos por tratar de diferenciarse de la masa ignorante y ser condenados a leer a Corín Tellado. No lo sé. Lo que diga el Comité Ético encargado de juzgar a la estética para ver si es lo suficientemente de izquierdas.

PD: Naturalmente, igualdad se opone a desigualdad, no a diferencia, como han explicado diversas autoras del feminismo de la diferencia.

The Strokes - The Modern Age



Hace más de una década que el heavy de mi clase del instituto me miraba mal por proclamar a voz en grito que The Strokes eran la polla con cebolla. Y ahora que al parecer hay algo así como un crítico musical que, ya sea por la crisis de los cuarenta, ya por una mala lectura de Bordieu, si es que ha habido tal lectura y no solo impostura, se ha venido arriba y nos dice que está mal escuchar a los indies, porque son todos de derechas y están despolitizados y bla bla bla miradme-que-de-izquierdas-soy-escucho-a-Víctor-Jara, aprovecho para reivindicar la grandeza de ese discazo superlativo, Is this it.

PD: Por cierto, tengo un libro sobre Víctor Jara y discos originales del susodicho.

Presiento

Que tomar una posición es empezar a construir un nosotros.

domingo, 9 de noviembre de 2014

Fundamentalistas

El fundamentalismo de mercado neoliberal siempre ha sido una doctrina política que sirve a determinados intereses. Nunca ha estado respaldada por la teoría económica.
Joseph Stiglitz, ¿El fin del neoliberalismo? (2008)