lunes, 11 de agosto de 2014

Solos

Solos, como pequeños vagabundos, llenos de fe ciega y furiosa, se aventuraron hacia la tierra prometida y fueron aniquilados.
Marcel Schwob, La cruzada de los niños

lunes, 28 de julio de 2014

No soy un intelectual

Yo no soy un intelectual, escribo con el cuerpo. Y lo que escribo es una niebla húmeda. Las palabras son sonidos transfundidos de sombras que se entrecruzan desiguales, estalactitas, encajes, música transfigurada de órgano.
Clarice Lispector, La hora de la estrella

La belleza


La belleza es el misterio supremo de aquí abajo. Es un resplandor que solicita la atención, pero no le ofrece ningún móvil para durar. La belleza promete siempre y no da nunca nada; suscita un apetito, pero no hay en ella alimento para la parte del alma que procura saciarse aquí abajo; solo tiene alimento para la parte del alma que mira. Suscita el deseo, y hace sentir claramente que en ella no hay nada que desear, porque de ella se espera antes que nada que no cambie.
Simone Weil

Death cab for cutie - Soul meets body

jueves, 3 de julio de 2014

La gravedad y la gracia

Citas escogidas:

"Dios atraviesa el espesor del mundo para venir a nosotros"
"La imposibilidad es la puerta que da a lo sobrenatural. No queda más remedio que llamar a ella. Otro es el que abre"
"Es hermoso el poema que se escribe manteniendo la atención dirigida a la inspiración inexpresable en cuanto inexpresable"
"Esa vulnerabilidad de las cosas valiosas es hermosa porque la vulnerabilidad es una marca de existencia"
"Estoy completamente segura de que hay Dios en el sentido de que estoy completamente segura de que no hay nada real que se parezca a lo que yo puedo concebir cuando pronuncio ese nombre"
"La fe constituye la experiencia de que la inteligencia ha sido iluminada por el amor"
"Dentro del ámbito de la inteligencia, la virtud de la humildad no es otra cosa que la capacidad de atención"
"Degradamos los misterios de la fe haciendo de ellos un objeto de afirmación o negación, cuando lo que deben ser es un objeto de contemplación"
"Todo cuanto concibo como verdadero es menos verdadero que esas cosas cuya verdad se me hace inconcebible, aunque las amo"
"El objeto de la búsqueda no debe ser lo sobrenatural, sino el mundo. Lo sobrenatural es la luz: si hacemos de ello un objeto, lo menoscabamos"
"La belleza es la armonía entre el azar y el bien"
Simone Weil

domingo, 22 de junio de 2014

Legitimidad

No voy a insistir (mucho) más en lo que ya he dicho. La monarquía carece de legitimidad democrática. La expresión misma monarquía democrática es conceptualmente absurda.

Estabilidad

El argumento, por llamarlo de alguna forma, de la estabilidad que proporciona la Corona. Se trata de un supuesto acríticamente asumido (es una idiotez, en realidad), pero bueno, sea. Entonces, ¿por qué no ponemos a un dictador? Que se acabe el caos de los partidos. Que el ejecutivo no esté sujeto al mundo ontológicamente inferior del devenir. La estabilidad, dicen. La paz, decía el otro, el que puso al anterior Rey.

La monarquía a través del espejo

Cuando es una persona quien legitima una institución en lugar de ser de al revés, mal vamos.

sábado, 7 de junio de 2014

Último atardecer sobre la tierra

Solo de manera muy vaga y desvaída se imagina su porvenir. Sabe que no es conveniente llamarlo antes de tiempo, o si no uno se encontrará con un presente muerto. Algo así recuerda haber leído en los diarios de Kafka, pero no sabe muy bien qué significaba, o no quiere saberlo.

Se ve a sí mismo, envejecido, en un lugar frente al mar, un lugar alejado de todo y de todos, en una terraza abandonada, sentado en una vieja silla de hierro de color verde, con unos cuantos libros que reposan sobre una mesa también verde, también de hierro y también vieja. Un libro escrito por un latinoamericano melancólico y valiente, un latinoamericano que supo que los poetas lo pueden soportar todo, aún cuando eso, su extraño oficio, les envíe a la locura, a la pobreza o a la muerte. En la muerte desembocamos todos, en cualquier caso. Otro libro es uno que trata sobre un viejo que sale a pescar un pez y logra pescar el pez, uno enorme, pero durante el camino de regreso los tiburones se lo van comiendo y todo es bastante triste pero a la vez, de un modo extraño, esperanzador. Un libro sobre el orgullo y sobre la resistencia, tal vez, aunque lo cierto es que el libro, como todos los buenos libros, es indefinible y no se sabe de qué trata, solo se sabe que uno lo ama y que leerlo le ha salvado la vida. Hay otros libros, pero la imagen del futuro resulta borrosa, los títulos son indescifrables, la arena azota las cubiertas, algunas páginas salen volando, revolotean con el viento, como si estuviesen jugando. Palabras desgarradas y felices.

Está leyendo, de vez en cuando mira el mar, sentado con las piernas cruzadas, la piel reseca por culpa del salitre, el rostro sereno. Bebe largos tragos de su cerveza. Fuma un cigarro tras otro. En realidad, su rostro no está sereno sino debatiéndose entre la gravedad y la gracia. La hermosa lucha de toda una vida, piensa. Hace viento, mucho viento, el oleaje se encabrita y ruge feroz, como si llamase a alguien que insiste en ignorarle. La arena le golpea en los ojos. En el cielo se amontonan nubes negrísimas, pero no se trata, de ningún modo, de un mal presagio. Parece la antesala de algo, pero no hay manera de averiguar nada.

Fuma y lee y mira el mar y el horizonte de nubes negras y no tiene miedo.

Inevitablemente, recuerda los días felices de antaño. Inevitablemente, se pone triste. Pero también contento. La ceniza del cenicero sale volando por culpa del viento. La brasa de su cigarro brilla con un fulgor casi sobrenatural. Es hermoso. Siente la brisa recorriendo su piel vieja y reseca y eso, más o menos, es todo. La imagen no ofrece detalles del contexto. ¿Dónde está? ¿Cómo ha llegado ahí? ¿Tiene familia? ¿Hijos? No puede saberse.

Lo que sí puede saberse es que lágrimas de felicidad y de tristeza surcan sus arrugadas mejillas y que se prepara una tormenta y que atardece. Y que el último atardecer sobre la tierra se parece mucho a un atardecer cualquiera.

Con todos mis respetos, señor Bolaño.

viernes, 6 de junio de 2014

Ruiseñores, melancolía

Decía Cioran que en un mundo sin melancolía los ruiseñores se pondrían a eructar.

Oda a un ruiseñor, John Keats

Quieto, ocioso, abotargado... La experiencia central del melancólico es una ralentización de su tiempo interno frente al cual la marcha de la vida exterior resulta absurdamente acelerada y como arrastrada por una farsa irrisoria y enmascarada.
María Bolaños, Pasajes de la melancolía: arte y bilis negra a comienzos del siglo XX 

miércoles, 4 de junio de 2014

martes, 3 de junio de 2014

Carlos Fernández Liria - Capitalismo y ciudadanía

Hípica, esquí... No paran





PD: Ya, prometí que no iba a dar más la vara con el tema, pero, en fin, si vamos a seguir teniendo instituciones profundamente antidemocráticas y corruptas, al menos habrá que reírse de ellas. En 1994 y en 2003 ya había, aunque parezca mentira, críticas a la Monarquía (y otras fechorías).

lunes, 2 de junio de 2014

Prometo no dar más la vara con este tema de los bribones



Nacen borbones, se crían bribones y se mueren bobones
Leopoldo María Panero

Pensamiento crítico



PD: Hay que leer a Marx, efectivamente. El manifiesto comunista es un clásico ineludible. Yo recomendaría también Manuscritos de economía y filosofía. Aquí una breve reseña que escribí ya hace bastante tiempo sobre esta obra.

A los reyes no se les vota



No me voy a cansar de decirlo: en ausencia de legitimidad democrática, la Corona se inventa un relato mítico sobre sus orígenes. No veo qué objeción se le puede hacer a esto.

República


Supongo que es evidente para cualquiera con una mínima capacidad de pensar que una institución que no se vota carece de legitimidad democrática. Podrá tener, igual que muchas dictaduras, legitimidad carismática, lo cual, desde luego, en una supuesta democracia es intolerable.

sábado, 31 de mayo de 2014

Sectarismo

Pensamiento sectario es aquel que impide ver que el partido político no solo es la organización técnica del partido en sí sino todo el bloque social del que el partido es guía porque es su expresión necesaria.
Antonio Gramsci

viernes, 30 de mayo de 2014

El capitalismo como religión

Walter Benjamin.

Y el comentario de Giorgio Agamben.

Foucault y la política

Su pregunta es: ¿por qué me intereso tanto por la política? Para responder de un modo muy simple diría: ¿por qué no debería interesarme por ella? ¿Qué ceguera, qué sordera, qué densidad ideológica tendrían que pesar sobre mí para impedir que me interesase por el problema sin duda más crucial de nuestra existencia, es decir, la sociedad en la que vivimos, las relaciones económicas con las que funciona, y el sistema que define las formas habituales de relación, lo que está permitido y lo que está prohibido, que rigen normalmente nuestra conducta? La esencia de nuestra vida está hecha, en último término, por el funcionamiento político de la sociedad en la que nos encontramos. Así pues, no puedo responder a la cuestión de por qué me intereso por la política, únicamente puedo responder preguntándome: ¿por qué no debería hacerlo?... Lo que sería un verdadero problema sería no interesarse por la política.
Michel Foucault

El poder de las palabras



Me sumo alegremente al proceso de repolitización ciudadana que estamos viviendo estos días. Yo soy un mindundi marginal con una capacidad de influencia nula, pero, en fin, lo poco que pueda hacer desde aquí lo haré.

PD: Hablando muy en general, el legado del giro lingüístico en filosofía consiste en transformar las preguntas ontológicas por preguntas sobre el significado de las palabras, aunque podríamos decir, con bastante plausibilidad, que ya en Aristóteles hay algo así como una visión lingüística de la filosofía, puesto que hay tantas categorías como modos de decir el ser. Y, claro está, la lucha por el significado de las palabras es una lucha política.

viernes, 23 de mayo de 2014

De una vez

Pero las imágenes, eternidades en la luz, solo dejan en la palabra la eternidad de su sombra, un rastro cronológico de aquello que los ojos contemplaron y aprendieron de una vez.
Valle-Inclán, La lámpara maravillosa 

La criminalización de la alegría

Aquí.

PD: Si acaso puntualizar que, para Spinoza, la alegría que surge del odio es una mala alegría, está lastrada por tener su origen en una pasión triste.

martes, 20 de mayo de 2014

Asnos rosados cantan en el cielo de Venus

Una revelación cuyo contenido –por absurdo que sea, por ejemplo que los asnos rosados cantan en el cielo de Venus– fuese algo que la razón y el lenguaje humano pudieran decir y conocer con sus propias fuerzas, dejaría de ser, por eso mismo, una revelación.

Simone Weil - Atención