jueves, 21 de mayo de 2015

Los Planetas - Vuelve la canción protesta

El Señor S, azuzado por pseudomarxistas lenguaraces, sale una vez más en defensa del indie

Hay algún periodista musical por ahí que se ha caído de un caballo yendo a algún sitio y ha sufrido una conversión repentina: el espectro de Marx, con El Capital en la mano, le ha dicho la verdad, que la sustancia del valor es el trabajo. El periodista musical, sin saber muy bien qué hacer con este nuevo conocimiento, adquirido por ciencia infusa, ha hojeado por encima algún libro de Bordieu y ha concluido que la música indie es intolerable porque es apolítica, o tal vez porque refleja el gusto de la clase dominante. La fraseología marxista sirve para un roto y para un descosido.

El indie es insignificante. El indie ha muerto. ¡Viva el indie!





He puesto covers en lugar de las versiones originales porque me ha parecido más cool, más alternativo y más guay. Ahora mismo estoy mesándome la barba —aunque me veo obligado a dejar de hacerlo para poder teclear a gusto—, mirando con mis gafas de pasta la pantalla del ordenador y, en general, siendo un indie insolidario que se viste con pitillos, zapatillas Converse y camisas de cuadros. ¿Pasa algo, conversos?

PD: La expresión estar siendo dice Magrinyá que es un imposible metafísico. Yo la acabo de usar en el anterior párrafo, en el que estaba siendo un indie insolidario. A mí no me parece un imposible metafísico, la verdad, aunque admito que es un fenómeno sintáctico curioso (y que abusar del gerundio es nefasto, como puede comprobarse en infinidad de traducciones del inglés; por ejemplo, en Dune). A Magrinyá hay que hacerle caso casi siempre, pero no siempre.

miércoles, 20 de mayo de 2015

Jem Cohen


La existencia en la mirada. El cine reflexivo de Jem Cohen

Perder el tiempo es un arte, como todo

Y yo, por desgracia, lo hago excepcionalmente bien. Cualquier artículo chorra atrae mi atención igual que la luz artificial atrae a las polillas. He estado leyendo, por ejemplo, artículos sobre los fofisanos, un tema que no solo no me interesa lo más mínimo sino que incluso me da algo de grima, y no tanto por los fofisanos en sí, que sencillamente me son indiferentes, como por esa horripilante palabra: fofisanos. La palabra más fea de la historia de la lengua española. Deplorable. Todos los fofisanos deberían ir al gimnasio y eliminar toda su grasa corporal solo para lograr que la palabra, al carecer de referente, dejara de usarse.

martes, 19 de mayo de 2015

Manuel Molina

Vaya, hace nada que ponía yo aquí una canción de Lole y Manuel. Y esta madrugada ha muerto Manuel Molina. AQUÍ una selección de sus temas.

V de Vagina

Fragmento #38* / Attack of the 50 foot woman - Nathan H. Juran (1958) from Arts Coming on Vimeo.



Esto tiene pinta de ser la mejor película de acción del milenio.


Pintada vista en La Virgen del Camino

PD: Las cuartas partes siempre fueron buenas. Alien 4 es mejor que Alien 3. Sin embargo, poco tiempo después de hacer Alien 4, Jean-Pierre Jeunet rodaría la que es objetivamente la película más atroz de la historia del cine, Amelie

lunes, 18 de mayo de 2015

Aburrimiento y locura

El aburrimiento puede volver loca a la gente. Estoy seguro. A punto he estado de responder a un ejercicio en el que se me pedía que justificara mis opiniones diciendo —en plan Nietzsche— lo siguiente: «¿Justificar mis opiniones? ¿Es que acaso he nacido ayer? ¡Ya hace mucho tiempo que he vivido las razones de mis opiniones!».

En segundo de bachillerato, en un examen de economía, llevado por la desesperación o por el tedio, escribí respuestas absolutamente delirantes a todas las preguntas. La profesora —majísima, una excelente persona, que por alguna razón desataba mi lado más majadero— me devolvió el examen y me obligó a copiar las respuestas correctas. He olvidado casi todas las respuestas, pero una sí que la recuerdo. «¿Qué es el capital fijo? Se trata del capital que no varía, permanece fijo, impertérrito, inamovible, por los siglos de los siglos.» Algo así. El examen se lo enseñé a mis amigos y se partieron de risa. La profesora, por cierto, no se enfadó ni nada. De hecho, por absurdo que parezca y por muy injusto que fuese, no suspendí ese examen. Tenía que copiar las respuestas correctas a cambio de un aprobado, y eso fue lo que hice. Supongo que les caigo bien a las figuras de autoridad, especialmente si son profesores, una raza en la que todos sabemos que abundan los chiflados.

Pero, en fin, la edad, ya se sabe, no perdona, y como poco a poco voy madurando, finalmente he logrado vencer mi tendencia a contestar majaderías y he justificado mis opiniones.

sábado, 16 de mayo de 2015

viernes, 15 de mayo de 2015

Homenaje a Terrence Malick



Con amor y devoción incondicionales.

Decía Pascal Quignard que la belleza es la llama de una vela en medio de la tristeza, del dinero, del desprecio, de la soledad y de la noche. Y, afortunadamente para nosotros, Malick sabe captar el resplandor de esa belleza y mostrarnos su palpitante serenidad. En las imágenes de Malick, en esa hora mágica en la que la luz transfigura los objetos y los convirte en pórticos de entrada al incorruptible eón de los dioses, se celebra, por decirlo de alguna manera, una boda entre dos reinos: el instante y la eternidad.

El mayor genio de nuestro tiempo, sin ninguna duda.

Lole y Manuel - Nuevo Día

jueves, 14 de mayo de 2015

Propagar la anarquía, vivir el comunismo

Propagar la anarquía, vivir el comunismo, Comité Invisible.
El retroceso actual hacia las formas más dogmáticas e ideológicas del anarquismo o del comunismo –esto es, hacia una identidad política radical ficticia– proviene del mismo miedo a emprender semejante aventura, a adentrarse en lo desconocido.
PD: Yo no veo nada claro que se pueda, simplemente, desestimar la cuestión del gobierno, pero de todas formas siempre es interesante leer las propuestas del Comité Invisible. La idea de que el reino, en fragmentos, está ya aquí, entre nosotros, es puro Benjamin/Agamben.

La ideología y los mini-pensadores taumaturgos

A Albert Rivera, Rafael Reig.

La ideología no tiene exterior porque, en la concepción de Althusser, funciona como aquello que cohesiona el todo social. Y así, el antagonismo de clase, que tanto parece gustarle a Rafael Reig, queda oculto: en vez de como un espacio de lucha, la ideología aparece como el corro de la patata de la armonía social (y su función es prácticamente la misma que la de la religión). El artículo de Reig es, cuanto menos, confuso: usa en al menos dos sentidos diferentes el término ideología (ideología sin exterior, es decir, estructural, la que se da tanto en una sociedad sin clases como en una con clases, como dice el propio Althusser, pero también habla de la ideología de una determinada clase, con lo cual mezcla dos sentidos diferentes).

Dice Ranciére que el althusserismo sirve a los mini-pensadores del revisionismo como justificación de la ofensiva «anti-izquierdista» (en Lecturas de Althusser). A los mini-pensadores que creen en el poder mágico de ciertas palabras no sabría cómo calificarles. Su ideología parece ser una especie de taumaturgia retórica (digamos cien veces clase social, a ver si así destruimos el capitalismo).

En fin, que chapuceen en su espesa sopa de radical ineficacia política y purismo ideológico (las almas bellas nunca se manchan).

miércoles, 13 de mayo de 2015

Apología de la ignorancia

Tornemos a la ignorancia y al candor. Así sea.
Marcel Schwob, La cruzada de los niños.

¡Bah! ahora no quiero pensar en nada más. ¿Tampoco en Dios? ¡No! Dios estará conmigo. ¿Qué necesidad tengo de pensar en Él? Dios está con los que no piensan.
Robert Walser, Jakob von Guten.

lunes, 11 de mayo de 2015

miércoles, 6 de mayo de 2015

Fort Apache - En clave Podemos



Desgraciadamente, Podemos (el acontecimiento político más importante e innovador de las últimas décadas) también ha abierto la brecha para que se cuelen partidos radicales de ultraderecha, llenos de falangistas y con economistas sociópatas (Ciudadanos).

De la guerra relámpago a la guerra de posiciones. ¡Arriba los que luchan!

Pablo Iglesias coming back! Yeah.

La minoría sin escrúpulos

Inventan todo tipo de trucos y estratagemas, primero para mantener sus beneficios mal obtenidos y después para explotar a los pobres comprando su trabajo tan barato como sea posible. Una vez los ricos han decidido que estos trucos y estratagemas sean reconocidos oficialmente por la sociedad —que incluye tanto a pobres como a ricos— adquieren fuerza de ley. Así, una minoría sin escrúpulos se rige por la insaciable codicia de monopolizar lo que habría sido suficiente para suplir las necesidades de toda la población.
Tomás Moro, Utopía

martes, 5 de mayo de 2015

Crítica del laicismo

El laicismo se complace en ignorar la esencia de la religión, desatendiendo sus funciones comunitarias, de religación, así como su profundo arraigo emocional. Pedir al religioso que guarde su religión en casa es tanto como pedirle que no exista como tal, que no sea quien es. La religión tiene una vocación social y pública. Es un predicamento. Reducirla a lo privado es lo mismo que fulminarla. El laicismo pretende que la religión se convierta en un elemento folklórico más, en un capricho. Esta trivialización sólo puede venir de una total falta de comprensión respecto del fenómeno religioso. El laicismo no afecta al cristianismo del mismo modo porque es una deriva suya.
Belén Castellanos Rodríguez, De la imposibilidad del laicismo 

Texto completo AQUÍ.

PD: Y, por cierto, es el tradicionalismo católico español el que explica las reacciones desmedidas, histéricas y absurdas en contra de ciertos grupos sectarios supuestamente peligrosos que vendrían a lavarnos el cerebro, no la ilustración ni que ahora la mayor parte de la población sepamos que la tierra gira alrededor del sol (recordemos, aunque solo sea para tocarles las narices a los progres, que Copérnico era cristiano).

¡Que los hambrientos roben siempre y los explotados estén siempre en huelga!

Como dice Reich, lo sorprendente no es que la gente robe o haga huelgas, lo sorprendente es que los hambrientos no roben siempre y los explotados no estén siempre en huelga.
Gilles Deleuze

Desmontando a Ciudadanos

sábado, 2 de mayo de 2015

Ver a una mujer

Ver a una mujer, y sentir en ese mismo instante que también ella me ha visto, que sus ojos interrogantes han quedado prendados de mí como si no tuviéramos más remedio que encontrarnos en el umbral de lo ignoto, de esa frontera oscura y melancólica de la conciencia...
Annemarie Schwarzenbach, Ver a una mujer 
Al contemplar a la mujer amada también estamos fuera de nosotros mismos. Aunque, en este caso, torturadamente tensos y embelesados. Deslumbrada, la sensación revolotea como una bandada de aves en el resplandor de la mujer.
Walter Benjamin, Dirección única. 

Pensamientos despeinados que pasaron por mi mente a eso de las 18:08

En otra vida me gustaría dedicarme a la danza. O al boxeo. Nada de palabras. Ser plenamente un cuerpo y nada más.

jueves, 30 de abril de 2015

El Señor S. contra la autoficción

Decía Brian McHale que la ciencia ficción es el género ontológico por excelencia, del mismo modo que el policiaco es el género epistemológico por excelencia. El tal McHale tiene razón, así que si aún queda alguien que considere a la ciencia ficción y al policiaco géneros menores debe saber que está equivocado. En todo caso, si hay un género menor, intrascendente y tedioso, ese es el de la autoficción, territorio poblado casi exclusivamente por narcisistas neuróticos con delirios de grandeza. Aunque el Señor quiere que la viña literaria sea variada y multiforme, así que también debemos aceptar a los narcisitas neuróticos como animales literarios. Se les agradecería, eso sí, que no den el coñazo ni lloriqueen más de lo debido ni se les ocurra llamar a sus lloriqueos confesionalismo o algo así. También se les agradecería que aprendieran que confesar equivale a mentir, porque lo que uno es lo es sin más (Kafka dixit), que el arte es artificial, después de todo (Barth dixit), y que escribir no tiene tanto que ver con desnudarse, ya sea literal o metafóricamente, como con poner una palabra detrás de otra (Perec dixit).

PD: Yo mismo debo de haber practicado la autoficción narcisista y tediosa en más de una ocasión y en más de dos —incluso este mismo post, por una de esas típicas paradojas autorreferenciales de las que es prácticamente imposible escapar, podría ser considerado dentro de la categoría «narcisismo tedioso» o «cansina e interminable cháchara sobre uno mismo»—, pero a partir de ahora planeo recluirme voluntaria y gozosamente, al menos durante un tiempo, en el gueto de la ciencia ficción. Y, por cierto, tanto la ciencia ficción como el policiaco son géneros decisivos en la inmortal obra de Bolaño.

PD2: Miquel Barceló, que desde luego sabe un millón de veces más que yo de ciencia ficción, dice que se trata de una literatura de ideas y que, por lo tanto, no proporciona un goce estético al lector, sino un goce intelectual. No estoy de acuerdo con Barceló. Leer novelas, ya sean de ciencia ficción o no, es una experiencia estética, intelectual, emocional, todo a la vez. Para mí, por ejemplo, la lectura de Asimov en mi adolescencia fue una experiencia estética de primera magnitud. No fue algo meramente intelectual. El arte crea afectos y perceptos, que diría Deleuze, formas nuevas de sentir y de percibir. También, claro —pero no exclusivamente—, nuevas formas de pensar.