sábado, 24 de febrero de 2018

Kenosis

Privada de los afectos terrenales, de los bienes y de sí misma, inició el desafío místico con Dios
Fleur Jaeggy, La visitante 

miércoles, 20 de diciembre de 2017

Operación Triunfo

En menos de dos minutos, en el canal 24 horas, han hablado de Portishead, The Avalanches y de Bon Iver. Así que respect.

sábado, 16 de diciembre de 2017

De cómo responder con chulería y filosofía

—¿Vas a ir en camisa solo? ¿Sin jersey? Te vas a morir de frío.
—Tío, esta camisa es de Caramelo, no una de esas random de las tuyas. Además, los filósofos cínicos abrazaban estatuas en invierno y yo no voy a ser menos.

La Tercera temporada de Twin Peaks, o de cómo David Lynch se elevó miles de kilómetros por encima de todo lo que hasta entonces se había llamado televisión de calidad


El octavo capítulo de la tercera temporada de Twin Peaks es el mejor capítulo de la historia de la televisión. Grotesco, fascinante, perturbador. Lynch elevado a la enésima potencia. Sencillamente brutal.

PD: Como es sabido, Twin Peaks tiene un gran peligro: sus intérpretes. Suelen estar mentalmente perturbados (dicho sea desde el respeto). Sin ánimo de convertirme en uno de esos peligroso y extraños seres, sí he de decir que las interpretaciones según las cuales Bob solo existe en la mente de Laura Palmer me parecen equivocadas. Bob es la metáfora del mal, y el mal tiene una densidad ontológica insoportable en Twin Peaks. 

jueves, 14 de diciembre de 2017

Burzum - Jeg Faller

Yo y mi yo y mis circunstancias

Por alguna razón, estoy escuchando obsesivamente Jeg Faller, la segunda canción del disco Fallen de Burzum. También estoy haciendo test y sumiéndome en el pánico, la angustia y la desperación por no ser capaz de aprobarlos con más de un ochenta por ciento de aciertos, que me parece lo mínimo para tener opciones reales de sacar una plaza en unas oposiciones. 

En fin, pero lo llevo bien.

miércoles, 13 de diciembre de 2017

El Señor S., en calidad de heideggeriano impenitente, contra Quentin Meillassoux y Ray Brassier

Por qué hay algo y no más bien nada es, supuestamente, la pregunta más radical y metafísica que puede formularse. Meillassoux y Brassier pretenden desmitificarla. La desmitificación que llevan a cabo es más o menos como sigue: 
Hay algo y no nada porque sí (todo lo ente es contingente, existe sin razón) y la contingencia misma es necesaria, absolutamente necesaria (se supone que hay argumentos que demuestran esto). 
Pero el asombro, como stimmung, como disposición afectiva fundamental del Dasein, ante la pura facticidad, persiste (al menos en mi caso, que ya he reconocido desde el título mismo ser un heideggeriano impenitente).

PD: AQUÍ escribía sobre el término stimmung. El texto está atravesado por una suerte de nietzscheanismo adolescente y una exaltación del devenir y de la potencia un poco pasada de roscas, pero bueno, ahí está. 

PD2: Mi exposición de la desmitificación de la pregunta es manifiestamente mejorable. En mi defensa, he de decir que entender bien los argumentos de Meillassoux y de Brassier es bastante jodido. El núcleo central es el principio de la factualidad, a saber, la absoluta necesidad de la factualidad, de la contingencia. Para que vean lo enrevesado del asunto, he aquí una cita del propio Meillassoux: «es necesario que haya algo y no nada, porque es necesariamente contingente que haya alguna cosa y no alguna otra cosa. La necesidad de la contingencia del ente impone la existencia necesaria del ente contingente».

martes, 12 de diciembre de 2017

Sobre Ernesto Castro y el trap

Ahora que va a hacerse famoso por entrevistar a C. Tangana y a Yung Beef*, tengo que decir, para que conste, que yo ya era fan de Ernesto Castro antes.

*Yo soy muy viejuno para el trap. He tenido cintas grabadas con canciones del Disop y del Meswy. («El Disop folla menos que la Virgen Macarena» y «Tan imposible como de imposible es nadar en la piscina de agua seca del Meswy» eran los versos que estaban de moda por aquel entonces (para que conste también: me los sé de memoria, no he tenido que acudir a Google ni nada)... old school will never die!)

Javier Pérez Jara - Meditatio mortis y filosofía: sobre el legado de Gustavo Bueno

lunes, 11 de diciembre de 2017

domingo, 10 de diciembre de 2017

Apología del tedio

—Esta conversación es tediosa. 
—A veces lo importante es tedioso. A veces es trabajo. A veces las cosas importantes no son obras de arte hechas para entretenerte, Ex.
David Foster Wallace, El rey pálido

viernes, 8 de diciembre de 2017

Notas breves sobre el arte y modo de ordenar libros

Le he robado el título del post al nunca suficientemente venerado Perec.

Bien, vayamos al lío. ¿Cómo ordenar una biblioteca? Yo acabo de descubrir que la mía tiene un orden, aunque no lo parezca. Mi tía me ha pedido que le recomiende un libro, así que he tenido que hacerle una breve visita guiada. Las secciones que acabo de descubrir son más o menos estas:

1. Filosofía hardcore de la buena: Platón, Spinoza, Kant, Hegel, Schiller, Nietzsche, Marx, Heidegger y toda la pesca.

2. Clásicos imprescindibles de Ciencia Ficción: Asimov y Herbert, principalmente.

3. Narrativa española e hispanoamericana: cientos de libros, la mayoría sin leer.

4. Libros raros que son la hostia: Ciclonopedia, La casa de hojas...

5. Historia de la Filosofía: Reale y Antiseri, Johannes Hirschberger

6. Filosofía continental contemporánea: Agamben y Deleuze. Realismo especulativo: Quentin Meillassoux, Graham Harman, Reza Negarestani, Ray Brassier

7. Filosofía: Estética y teoría del arte

8. David Foster Wallace

9. Poesía

10. 100 joyas del milenio. Narrativa extranjera en general

Tendría que darle unas vueltas a esto —la mayoría de los libros están sin ordenar, en realidad; libros que supuestamente pertenecen a la misma categoría, como los de Nietzsche y Platón (Filosofía hardcore de la buena), ni siquiera están en la misma habitación, y los libros de narrativa extranjera en general están diseminados por todas partes, no cerca de la colección 100 joyas del milenio, algunos autores podrían estar en hasta tres categorías, como Reza Negarestani, que podría estar en realismo especulativo, en libros raros que son la hostia y en narrativa extranjera en general, los libros de Filosofía tal vez deberían formar una única categoría, lo que no sería óbice para establecer subdivisiones, en lugar de ocupar abusivamente cuatro categorías, no parece tener mucho sentido una categoría tan específica como libros raros que son la hostia, etcétera— pero, sea como fuere, pese al aparente caos se atisba un conato de posible orden (o de orden posible).

lunes, 4 de diciembre de 2017

Los diarios del Señor S. (Vol. 1)

Nunca he hecho nada de provecho en mi vida. Eso sí, he leído dos veces La broma infinita y he visto más de diez veces El desencanto.

sábado, 2 de diciembre de 2017

En cuanto a la cuestión de la seducción

En cuanto a la cuestión de la seducción, sí, la escritura es siempre el lugar de una seducción posible. Y ¿qué es seducir? Seducir es prometer alguna cosa —un sentido por ejemplo, o un objeto, o una persona— que no se da como presencia.
Jacques Derrida, No escribo sin luz artificial

Mojave 3 - Bluebird of Happiness // The Mirror (Tarkovsky)



PD: La canción de Mojave 3 es una obra maestra. Tarkovsky es Dios.

jueves, 30 de noviembre de 2017

La concentración de un mosquito, la capacidad de trabajo de una cigarra

Me desconcentro con nada y tengo muy poca capacidad de trabajo. Me gustaría ser capaz de estudiar unas diez horas diarias, pero no hay manera. 

Los Planetas - San Juan de la Cruz



Y ya puestos a hablar de San Juan de la Cruz, he aquí otra de mis canciones preferidas. Los Planetas son más grandes que la vida.

Rosalía - Aunque es de noche



Como dijo Thelenius Monk —comentando, probablemente sin saberlo, a San Juan de la Cruz— siempre es de noche, sino no necesitaríamos luz. 

martes, 28 de noviembre de 2017

Hidrogenesse - Disfraz de Tigre



No creo que pueda existir una canción más genial que Disfraz de Tigre.

Yo he venido de mi casa es mi lema vital.

La fría y ultratécnica definición de Biblioteca del Señor S.

Hace unos días alguna entidad relacionada con el mundo de las bibliotecas celebraba un concurso en el que había que dar una definición de Biblioteca. Como era de esperar, ganó una definición espantosamente megacursi y profundamente errónea, de la que no quiero acordarme (soy un cascarrabias, lo sé, pero es que me resulta extremadamente molesto vivir en una época tan hiperemocional, llena de escritores cursis, de concursantes de OT que lloran y se abrazan todo el rato, de gente auténtica y que va de frenteand so on and so on...). 

Mi definición de biblioteca pretende contrarrestar tanta majadería almibarada (ese odioso y omnipresente pathos contemporáneo) y ser, como ya dije en el título, fría y ultratécnica (y un pelín parcial, tal vez). 

Y, sin más preámbulos, hela aquí (en letra grande, para que se vea bien):
Una Biblioteca es una máquina de producción de metadatos.