domingo, 18 de diciembre de 2016

Todo lo que siempre quisiste saber sobre la teoría del amor cíclico de Roland Barthes pero nunca se te ocurrió preguntarle a Reza Negarestani

enamorarse no puede ocurrir dos veces; quiere decir que no hay ninguna posibilidad de que te enamores una segunda vez, porque si el amor es la hemorragia de la salud y una evidente catástrofe, entonces no queda nada en el amante para alimentar un nuevo amor y enamorarse de nuevo. El amor vacía todas las posibilidades de recuperarse. Enamorarse es un billete de ida al fin de la salud. Barthes sugiere que el amor es cíclico, que por cada amor hay una fase de recuperación y que al final de cada recuperación hay otro amor esperando. Este ciclo me parece que no es amor sino coqueteo, coqueteo unido a supervivencia. Un amante que constantemente se enamora (el amante barthesiano) coquetea o con la supervivencia de sí mismo o con la de sus emociones. El amor, en este sentido, solo reinscribe la supervivencia. Y, cuando de supervivencia se trata, el deseo humano es ya de por sí una ruina muerta. Según Barthes, lo que importa no es el amor sino "el próximo amor", lo que presupone la supervivencia del amante y la regeneración de su salud. Pero el único entusiasmo del amor reside en consumir toda posibilidad de caer enamorado de nuevo. El amor cíclico es como el erotismo chino, en el que la excitación sexual se refrena para así tener múltiples orgasmos. Amo para recuperarme para amar a alguien más para recuperarme para amar a alguien más... Esta es en verdad una fórmula muy ingeniosa, pero no para sobrevivir, sino para amar. El ciclo Amor-Recuperación que dibuja Barthes en sus obras es por supuesto proustiano, pero a su vez se parece mucho al ciclo de autofertilización de Aristóteles (nada debe malgastarse porque se necesitará en la próxima fase del ciclo, el próximo amor, la próxima recuperación del amor anterior). Si para el Averno solo hay un descenso irreversible, entonces descender de nuevo es meramente un intento de seguir ascendiendo y escapar al Averno. El amor asegura el fracaso de la escapada. El amor solo es pensable como una y solo una posibilidad tiránica: enamorarse de una vez por todas.
Reza Negarestani, Ciclonopedia

PD: Esto lo dice un personaje, no el propio Reza Negarestani. 

PD2: Ciclonopedia es una novela rarísima. No sé si me estoy enterando de algo, la verdad...

No hay comentarios: