viernes, 7 de noviembre de 2014

Denuestos de viejo cascarrabias contra el nuevo orden comunicativo mundial

No sé si será culpa de la mecánica cuántica -acerca de la cual lo ignoro prácticamente todo, como la inmensa mayoría de la gente, incluyendo a los que leen libros de divulgación sobre el tema, libros que les proporcionan la ilusión de poseer un saber que en realidad no poseen- pero últimamente todo es estadístico, probabilístico, comme ci comme ça. Como si la indeterminación fuera una especie de gas maligno que lo impregna todo. Por ejemplo, en lugar de quedar de forma determinista, a la vieja usanza, para hacer algo concreto a una hora concreta de un día concreto, la gente te responde por wasap que no sabe, que ya se verá, que quizás sí, quizás no, que ya iremos viendo, lo que me pone de los nervios. Que un gato hipotético esté vivo y muerto, vale. Que algo se comporte como onda y como partícula, pase. Pero que sea tan condenadamente difícil ponerse de acuerdo para quedar...

No hay comentarios: