jueves, 2 de febrero de 2017

Los condenados de la pantalla

Nunca habíamos amado tanto
a tantos cuerpos tan hermosos
y tan inmateriales.

Atiende, Mallarmé, 
la belleza descarnada
es más triste que la carne.

No hay comentarios: