jueves, 30 de junio de 2016

Por qué los medios españoles son los peores de Europa

AQUÍ

Los columnistas de opinión son gente envidiable. No tienen por qué someterse a la lógica, pueden razonar a base de contrafácticos inverificables, inferencias incorrectas, tópicos ultramanidos, especulaciones disparatadas, juicios de valor, supuestos que no se cuestionan y falacias de todo tipo, con tal de que envuelvan sus majaderías en una florida retórica. La anáfora es un recurso que nunca falla. Añádanse unos cuantos adjetivos bien puestos y unas analogías y columna hecha. 

Aunque la verdad es que más o menos todo el mundo razona así (paréntesis autorreferencial: este post hace una generalización indebida sobre los columnistas de opinión; y puede que otra sobre cómo razona "todo" el mundo). El espacio discursivo, dicho pedantescamente, es un espacio sucio, pasional. La argumentación no está libre de retórica. 

2 comentarios:

Beauséant dijo...

a mi me encantaría que un día, cuando acercan un micrófono a un tertuliano, este dijese, "pues no tengo ni idea de ese tema, lo siento, no puedo opinar"

¿te imaginas?

No, yo tampoco :)

Señor S. dijo...

Inimaginable XDD

Sus opiniones se crean escuchando las opiniones de otros tertulianos, es una especie de círculo vicioso y endogámico. "La creación circular de la doxa en el tertulianismo contemporáneo"... ese sería un buen tema de investigación, jeje