lunes, 20 de febrero de 2012

No creo que esto sea una reseña (About Fresy Cool)

El Señor S., con su bipolaridad impostada a cuestas, ha acabado tope harto de la saturación referencial cool, y en un cansino alarde metaficcional cargado de hiperreflexividad capaz de marear al menda lerenda más pintiparado (luego va a buscar el significado de pintiparado en el diccionario) se dispone a perpetrar una monstruosidad neobarroca o autoficción carnavalesca post-el-ensayo-de-los--80-de-Linda-Hutcheon en forma de texto que dice sus interrogantes sobre su propio decir... No, esperen, me he liado. Contextualicemos. Empecemos de nuevo, en aras de la recepcionalidad del texto... ¿Me ven reflexionar sobre el propio texto mientras lo escribo? Hola, Jauss, qué tal. Autor dice (busquen David Markson en Google, Ar iu tolkin tu mi?) que se lo ha pasado moderadamente bien descubriendo referencias a DFW y a Bolaño en Fresy Cool. Autor ha puesto en la cuerda de tender multitud de libros de geometría para que aprendan cosas de la vida y se retuerzan Pollock style, expresionista que es, el pobre. El problema teórico que se plantea Autor mientras -mientras- escribe esto es que si critica el libro Antonio J. Rodríguez por los mismos motivos que podrían ser aplicados a este -este- texto, parasitario del libro comentado (para más inri), al que, de alguna forma, "imita", ya que por su mente pulula la idea de sobrecargar el significante o el símbolo (Autor no sabe si lo que dice tiene sentido) podría acabar muerto (literalmente) al caer en una paradoja autorreferencial. No es cosa de broma. Las paradojas autorreferenciales son verdaderos monstruos engullecerebros. Que se lo digan, si no, a Godel, con diéresis en la o (no la he puesto por culpa de mi ordenador, que al intentar ponerla hace esto: G¨¨odel).

Si en el siglo 19 fue la novela auspiciada por Clío (reivindicación tope desfasada de Leopoldo Alas Clarín), musa de la Historia Hegeliana Moderna Omniabarcante Universal Pictures Style, línea simbólica de la modernidad que moldeaba la narratividad y se erigía en paradigma (21 significados, al menos, tiene esta palabra en la obra de Khun en la que relata los avatares de la inconmensurabilidad) y en el 20 el porvenir de la novela era la filosofía (Camus dixit), y a partir de los 60s era la novela a la sombra de la lingüística (he podido poner la diéresis gracias al corrector automático, que evidentemente no sabe nada de G¨¨odel ni le importa) con su atención a la forma, en los 80s lo biográfico y lo ficcional se abrazan de forma casi viciosa y alegremente narcisística. Autor jura haber oído a Jose Carlos Mainer decir esto. Pero también jura haber leído a Hutcheon, algo que es falso de toda falsedad. No es un Autor fiable, se lo digo yo.

La consecuencia que tendría que venir a continuación, ya que introducir un enunciado que empieza por un condicional te obliga a ello, la estoy postergando debido a que no tengo ni idea de cual es. Si p, entonces q. La letra q representa aquí el momento actual de la novela como consecuente de su historia antecedente. Pero Autor sostiene, con bastante sentido común, que las inferencias deductivas en el ámbito de la literatura no son de recibo. O algo así.

Veamos, a Autor le ha gustado Fresy Cool, y le ha irritado. Demasiado extensa, ambiciosa, de un autor primerizo con falta de disciplina, excesiva erudición y en la que no hay una trama clara. Bien, he mencionado todos los clichés de la critica que hay que evitar, segun Jack Green. Autor dice que he hecho esto solo para demostrar que conozco al tal Jack Green, y tiene razón. La encrucijada en que se halla Autor es que dice que le cansan los discursos irónicos y que si no se pillan las referencias el lector puede acabar hasta los huevos del puto pedante pretencioso de mierda que escribe payasadas para alardear y tal. Pero Autor a veces se siente irónico, desafiante, mea colonia (por ejemplo, el contexto de esta frase es una respuesta genial de Guardiola en rueda de prensa, que dio hace ya bastante tiempo, en la que respondía de forma irónica a las acusaciones de ser irónico, desafiante y de mear colonia; Autor cree que realmente Guardiola mea colonia, pero esa es otra historia; la cuestión es: ¿Hago explícitos los referentes o no lo hago?). O sea, que tal vez si no se comparten los referentes la novela cojee un poco, o no, who knows?

Autor dice que los tal vez y los who knows son usados en este discurso como escudo protector para guarecerme de mi falta de pericia como reseñista. De nuevo Autor acierta. Autor dice que soy muy viejo y que si mi juventud son recuerdos de una plaza de una ciudad de provincias muy poco cool, donde bebíamos y fumábamos y no tomábamos drogas de diseño, solo cervezas y porros, como en la canción de S.A., y no fuimos Guays, es porque el Geist de nuestro tiempo fue otro, y que no puedo criticar a la juventud porque ahora se preocupen por la moda, por ejemplo. Obviamente aquí Autor no tiene razón, yo visto muy pero que muy bien y soy muy pero que muy joven. Autor se ríe. Entablamos una pelea. Autor tiene ahora un ojo morado. También soy muy pero que muy fuerte, eso lo sabe todo el mundo. Te reto a un pulso, a ver, digo siempre. Ja.

Total, que la novela es descarada y se lee muy bien y hay cosas que me siguen irritando y otras que me interesan. Puede que estemos ante una autoficción metaficcional que pendula entre lo diegético y lo extradiegético y que explota la potencialidad del lenguaje, o no. Quiero decir: esto que acabo de decir lo acabo de sacar de un blog en el que se habla sobre la tal Linda, cuyo nombre no me sonaba de nada hasta ayer mismo, y he seguido los trucos rastreros que supuestamente denuncia denuncia Jack Green, cuyo libro no he leído, solo un par de reseñas en blogs. Lo hago explícito porque, en fin, porque me da la gana (este es mi blog, no hay nadie más aquí, are you...?).

PD: Ah, el cliché señalado por Green que me ha entusiasmado es el de lo negativo. Aplicable con cien por cien de efectividad a la Filosofía. El autor No hace esto, No hace lo otro, etc. ¿Eso es un análisis? Por favor.