viernes, 18 de noviembre de 2016

Cielos, tejados y casas abandonadas


Vaya por delante que no tengo ni idea de hacer fotos. Pero he contemplado con placer mórbido, propio de los románticos, el devenir ruinoso —bajo cielos grises, despejados y nublados— de las casas vacías que tengo enfrente de mi casa, y he tenido la osadía de hacer algunas fotos*. 

Los tejados nevados evidencian que —aquí parafraseo/pervierto a Ashbery— la nieve es un milagro no hecho para nosotros, y las hojas no son parte del invierno

*Tengo muchas más, pero no sé dónde. 

No hay comentarios: