sábado, 5 de noviembre de 2016

Apocalípticos, integrados y descerebrados

El Nega decía, en un acto de la Universidad de Podemos, que Apocalípticos e integrados le había dejado a cuadros, le había roto los esquemas, pero que ahora se había dado cuenta de que es un montón de basura. Que Umberto Eco escribía con la polla. Que un capítulo se titulaba la estructura del gusto pero que el gusto es inestructurable (sic). No me enteré muy bien de qué entendía el Nega por estructura, o por gusto, si es que entendía algo, para refutar de modo tan categórico a Umberto Eco. Decía el Nega que Umberto Eco venía considerar El viejo y el mar como bazofia para semianalfabetos. Pero si uno va y lee las primeras páginas de Apocalípticos e integrados comprobará que quien hace la distinción de los tres niveles culturales —highmiddle y low brow— es Dwight Mcdonald. Es Mcdonald quien pone El viejo y el mar como ejemplo típico de producto midcult, con su lenguaje intencionadamente artificioso y tendente al lirismo y su inclinación a presentar personajes «universales». Umberto Eco dice que esta crítica da en el blanco, pero también dice —aquí el Nega tal vez se cansó de leer— que la crítica de Mcdonald refleja una concepción fatalmente aristocrática del gusto. El clasismo que el Nega le echa en cara a Umberto Eco es lo que el propio Eco critica. 

PD: Apocalípticos e integrados, lejos de ser un montón de basura, es un libro buenísimo, muy recomendable. 

No hay comentarios: