domingo, 6 de noviembre de 2016

A vueltas con el frikismo

Tal vez exagerara un poco al decir que odio a los frikis con furia vesánica. Al fin y al cabo, yo tengo cromos de Star Wars, cómics de Star Wars, muñecos de caballeros del zodiaco (mis sobrinos los destrozaron, pese a que les insití en que esos muñecos no eran para jugar sino cosas superimportantes de mayores), he visto incontables veces El Señor de los anillos y he soñado con Galadriel, me gustan las tres películas de Matrix (sí, las tres), tengo una camiseta de Spock, una camiseta de Star Wars (y ahora que lo pienso, me gustaría tener una camiseta de Matrix con la leyenda There is no spoon), etcétera. 

PD: Tengo los cómics de Ghost in the shell, un montón de cómics de Spiderman y de superhéroes en general, La muerte de Superman, obviamente Watchmen, etcétera. 

PD2: Hasta tengo cómics de Tomb Raider. Son muy malos, pero ahí están.

2 comentarios:

Beauséant dijo...

El problema es la pose, el miradme que cosas hago, soy especial, miradme, por favor, miradme... ahora parece que esta de moda lo de ser friki, mañana el llevar lacitos en el pelo...

Las cosas que se hacen por gusto, por satisfacción no hace falta contarlas constantemente, simplemente se viven...

Señor S. dijo...

Yo el problema que veo es que si los frikis se definen por tener intereses minoritarios, formar una subcultura y ser unos outsiders, han muerto de éxito. No hay nada más mainstream que las películas de superhéroes. The big Bang Theory tiene un éxito arrollador, etc. Gente que hace años ponía a Dios por testigo de que nunca jamás vería Star Wars de repente ve todas las películas.