domingo, 10 de julio de 2016

Terrence Malick - Knight of cups



Terrence Malick, el director más grande de todos los tiempos. Otra maravilla de película, otra vez Malick en estado de gracia. 

He oído por ahí que a partir de la El árbol de la vida, el cine de Malick pide a gritos ser evaluado, por haber roto con las convenciones cinematográficas y sacado al espectador de su zona de confort. Mi opinión es exactamente la contraria. El cine de Malick pide a gritos ser experimentado, pide a gritos que el espectador se abandone a su mundo, sin juzgar. Pide contemplación y atención, nada más. La evaluación no haría otra cosa que impedir la experiencia de un cine que no es nada intelectual, por cierto. El cine de Malick es sensorial, es sencillo y desde luego es el cine más hermoso que existe. 

No hay comentarios: