sábado, 5 de diciembre de 2015

Las Grecas - Asingara

Este blog ferozmente autorreferencial, que más de una vez y más de dos inicia sus post hablando sobre él mismo, se sostiene, aunque no lo parezca, sobre sólidos cimientos estructurales. Hay una serie de ideas, grupos de músicas y escritores que deben comparecer puntualmente, so pena de desmoronamiento. Sin el eterno retorno de Beckett, de Robert Walser, de DFW, de Franco Battiato, de Las Grecas, etcétera, todo se vendría abajo y nos veríamos abocados a ese ab-grund que severos —y algo lloricas, he de añadir— metafísicos alemanes tanto temían.

Así que aquí están otra vez Las Grecas —en este blog conviven en pie de igualdad Las Grecas y Kant, porque defendemos fervientemente una ontología plana de la que tal vez en otra ocasión hablaremos— con una canción tremenda sobre el pathos trágico del amor*, ese hijo de la pobreza y de la abundancia que a veces se comporta como un pequeño hijo de puta.



*Que es sobre lo que versan prácticamente la totalidad de las canciones de Las Grecasª.
ªExiste cierto vídeo en el que interpreto, con un amigo, en su despedida de soltero, a eso de las mil de la mañana, la celebérrima Te estoy amando locamente. Dicho vídeo no podrá ser visto en este post.

No hay comentarios: