sábado, 22 de octubre de 2016

Vida más allá de Grecia

Yo he sido educado en la veneración absoluta a Grecia. En la facultad de Filosofía todos los caminos parten de Grecia y te devuelven a Grecia. Vas de Grecia, la aurora del pensamiento, a Heidegger, y este te dice que hay que volver a Grecia para apropiarse creadoramente del pasado. 

Schopenhauer —un autor divertidísimo, especialmente cuando insulta a Hegel sin que venga a cuento— sí que habla en su prólogo a El mundo como voluntad y representación de los Vedas, la India y tal, pero los estudiantes se lo suelen tomar como una excentricidad. Al fin y al cabo, lo que importa es Kant. 

Total, que para superar mi helenocentrismo he ido a la feria del libro viejo y de ocasión de León a buscar movidas orientales, indias, egipcias, mesopotámicas, de todo un poco. De momento, he cogido estos libros:

China, Historia del pensamiento, de Jesús Mosterín.
India, Historia del pensamiento, Jesús Mosterín.
Tao te king, Lao zi
El arte de la guerra, Sun Tzu
Mitología egipcia, F. Max Müller

La caza continuará. Aún tengo que encontrar himnos védicos, los Upanishads, el Mahabarata... y lo que surja. 

PD: Igual tengo que darle la razón a Alberto Omos: este mes no he leído ni una sola novela. Estoy a punto de acabar Cero K, de DeLillo, pero tengo más ganas de acabar de leer Después de la finitud: ensayo sobre la necesidad de la contingencia, de Quentin Meillassoux, que de acabar la novela de DeLillo. ¿Significará eso que me ha dejado de gustar la narrativa y ahora solo me va la filosofía hardcore, la especulación metafísica pura y dura, con argumentos largos y extraños, pero sin personajes ni tramas, o bien las filosofías de China y de India, a las que hasta ahora no había prestado mucha atención pero que de repente me parecen interesantísimas? No lo creo. Seguramente volveré a leer novelas. No obstante, hay que decir que la novela no lo es todo. También hay ensayos, filosofía, poesía y extraños textos arcaicos que no se dejan clasificar en ninguna categoría preconcebida. 

No hay comentarios: