viernes, 5 de agosto de 2016

Una breve y sencilla teoría de la argumentación (ad usum delphini)

Dice AQUÍ Javier Cercas
mi argumento es que un nacionalista es un infeliz con mucho miedo
Pero eso, sea verdad o no, no es un argumento. En todo caso, sería una tesis, y el argumento —que brilla por su ausencia— la demostración de dicha tesis. Cercas no demuestra nada, no argumenta nada, solo opina.

Para que haya un argumento se tienen que dar un conjunto de premisas, un proceso de razonamientos intermedios, y unas conclusiones. Una argumentación, por tanto, es un sistema de tres partes: P, R, C. 

Javier Cercas no razona, se limita a soltarnos una serie de conclusiones que no sabemos de dónde surgen. Que si el nacionalismo es una fe, etcétera. Pues muy bien. ¿Por qué es una fe y no una ideología política? Yo no veo la argumentación por ninguna parte. 

No hay comentarios: