miércoles, 25 de noviembre de 2015

El melodrama matemático/cibernético



Los casos de grandes matemáticos con enfermedades mentales tienen enorme resonancia para los escritores y cineastas de la época pop. Esto tiene que ver principalmente con las ideas preconcebidas y las sensibilidades de esos mismos escritores/cineastas, y a su vez dichas ideas están en función de lo que se podría llamar molde arquetípico particular de nuestra época. No hace falta decir que dichos moldes cambian con el tiempo. Hoy, el Matemático Mentalmente Enfermo parece ser de algún modo lo que el Caballero Errante, el Santo Mortificado, el Artista Atormentado y el Científico Loco fueron en otras épocas: algo así como nuestro Prometeo, el que va a lugares prohibidos y vuelve con regalos que todos podemos aprovechar pero cuyo precio solo paga él.
David Foster Wallace, Todo y más: breve historia del infinito 

El patrón alegórico propio del melodrama matemático parece ser más clásicamente trágico y tiene en su héroe a una especie de figura prometeica-icariana cuya genialidad para elevarse a grandes alturas también es una hybris y un Deseo Fatídico.
David Foster Wallace, La retórica y el melodrama matemático

No hay comentarios: