jueves, 1 de octubre de 2015

Por ser judíos

Lo que uno sabe es que la creación de un Estado judío dejó intacto un hecho de la vida judía: no es posible dar por sentado el derecho a vivir. Otros pueden; nosotros, no. No quiere esto decir que todo el mundo viva agradable y plácidamente bajo un régimen decente. No, significa tan solo que los judíos, por ser judíos, nunca han podido considerar el derecho de vivir como un derecho natural.
Saul Bellow, Jerusalén, ida y vuelta: un relato personal

No hay comentarios: