miércoles, 28 de octubre de 2015

De cómo a los amantes se les seca el cerebro (explicación neoplatónica)

El alma del amante es arrebatada hacia la imagen de la amada, que se encuentra esculpida en la fantasía, y hacia la persona amada. Hacia ella son atraídos también los espíritus, y allí volando, continuamente se consumen. Por la cual cosa, es necesaria materia de sangre pura para recrear a menudo los espíritus, que continuamente se disuelven; por lo que las más sutiles y las más transparentes partes de la sangre, todo el día se gastan para rehacer los espíritus que continuamente vuelan hacia fuera. Por lo que ocurre que, disuelta la sangre pura y clara, queda la manchada, gruesa y negra. He aquí que el cuerpo se seca y palidece; he aquí que los amantes se vuelven melancólicos, porque el humor atrabiliario se multiplica en la sangre seca, gruesa y negra. Y este humor con sus vapores llena la cabeza, seca el cerebro, y no deja noche y día de afligir al alma con imágenes sombrías y espantosas.
Marsilio Ficino, Sobre el amor 

No hay comentarios: